Préstamos sin aval

En algunas ocasiones la falta de liquides produce que tu emprendimiento se estanque. Sin embargo, si eres astuto en el mercado financiero hay varias opciones para poder obtener esta liquidez sin la necesidad de llenar interminables formularios que al final no sirven de nada porque no puedes cumplir con los requisitos para conseguir el préstamo. Para conseguir un crédito fácil y rápido una de las mejores opciones es solicitar un crédito rápido sin aval. En el mercado financiero hay una gran cantidad de entidades bancarias que se dedican a prestar este tipo de servicio.

Los créditos sin aval son rápidos y eficientes  además te permiten obtener liquidez en tiempos muy reducidos. En la mayoría de los casos los créditos sin aval son aprobados en menos de 48 horas, lo mejor es que los requisitos son casi nulos y no necesitas de aval para que te aprueben el mismo.

Las ventajas que te ofrecen los préstamos sin aval son muchas, ya que estos te brindan la posibilidad de contar con dinero rápido y fácil de pagar.

Créditos sin aval aprobados en menos de 48 horas

Una de las mayores ventajas que nos ofrecen los créditos sin aval es que los mismos son aprobados en la mayoría de los casos en menos de 48 horas. Recuerda que los créditos sin aval son simples de solicitar y no tienes que esperar semanas para recibir una respuesta por parte de la entidad financiara ante tu solicitud de crédito.

Ventajas de no tener que presentar aval para un préstamo financiero

La solvencia de los préstamos sin la necesidad de tener que presentar un aval es mucha, debido a que en muchas ocasiones este requisito retarda tu solicitud de crédito. Lo mejor de este tipo de créditos es que te permiten contar con préstamos de cifras considerables de dinero con tasas de interés razonables.

Solicitud de crédito vía online 

En la mayoría de los casos las entidades financieras que emiten este tipo de créditos te brindan la posibilidad de que solicites los mismos a través de internet. De este modo te evitas la molestia de tener que ir de manera presencial ante la entidad acreedora.  La mayor ventaja de este tipo de créditos es que al solicitarlo vía online recibes respuesta inmediata ante tu solicitud. Los créditos sin aval se pueden solicitar vía internet en un procedimiento fácil y sencillo en el cual no pierdes tiempo.

Accesoria por parte de expertos financieros

La mayoría de entidades financieras dedicadas a ofrecer este tipo de créditos sin aval te dan una accesoria financiera gratuita. El estudio que realizan estos expertos financieros te brindan la posibilidad de capacitarte en cuanto a tus finanzas. Otro aspecto bastante destacable de este tipo de crédito es que te permiten escoger el monto y la mensualidad que puedes pagar para cubrir las cuotas del crédito.

Si no tienes liquidez, quieres viajar o simplemente comprarte un artefacto nuevo, entonces solicitar un crédito sin aval es una de tus mejores opciones.

¿Es buena opción solicitar una hipoteca?

Una de las mayores incógnitas que tienen los solicitantes de este tipo de créditos hipotecarios es que si el mismo es una buena idea a largo plazo. En algunas ocasiones si el préstamo no cubre el deudor, éste debe perder la parte inmobiliaria que puso como garantía del préstamo.  Es por tal motivo, que se debe ser muy astuto y solicitar la accesoria financiera correcta antes de solicitar cualquier tipo de crédito hipotecario. En algunos casos si este procedimiento se realiza de la manera correcta es un tipo de préstamo muy rentable y que te dará acceso a una gran cantidad de dinero.

¿Qué es una hipoteca?

El principal factor antes de solicitar este tipo de crédito es tener claro en que consiste este tipo de préstamo financiero. Una hipoteca es un tipo de crédito en la cual el solicitante pone como garantía ante el acreedor una propiedad o bien inmueble para hacer constar que se compromete a cumplir con el pago de la misma.

Lo más común es solicitar ante el banco una solicitud de hipoteca para comprar una casa y dejar como garantía de la hipoteca el inmueble recién adquirido con el préstamo. De este modo podemos comprar una casa e ir pagándola a cuotas.

¿Qué tipo de hipotecas existen?

En términos generales, el tipo de hipoteca solicitable depende de varios factores, que son el tiempo a pagar, la tasa de interés y la variabilidad de los mismos. Los tres tipos de hipoteca que ofrecen los bancos o las entidades financieras son: fija, mixta y variable. En la mayoría de los casos el tipo de hipoteca que escogen los acreedores es la hipoteca a plazo fijo aunque esta no siempre sea la mejor de las opciones.

Hipoteca a plazo fijo

Este tipo de hipoteca establece que la cuota y la tasa de interés será la misma durante toda la vida del préstamo. De este modo el deudor deberá pagar la misma cantidad de dinero sin importar las variaciones del mercado, lo cual puede ser un arma de doble filo ya que el endeudamiento puede ser mayor al variar la rentabilidad en el mercado.

Hipoteca variable

Este tipo de hipoteca se considera como más rentable que la de plazo fijo porque el índice de pago se ajusta a los valores variables del mercado, este índice se aplica gracias a un índice de endeudamiento. De este modo las hipotecas de tipo variables varían el interés y el monto de la cuota a pagar dependiendo del comportamiento de este índice.

Hipoteca mixta

La hipoteca mixta combina los dos tipos de hipoteca anteriormente mencionados. En la hipoteca mixta el plazo de pago es variable mientras el monto de las cuotas es a plazo fijo.

En términos generales, la rentabilidad de una hipoteca va a depender de nuestra capacidad de endeudamiento y nuestras condiciones de pago. Es por eso, que lo más  inteligente es contratar la asesoría de un experto financiero para que nos ayude a solicitar el tipo de hipoteca que más se adapte a nuestras necesidades.

Consejos para pagar una deuda rápido

En algunos casos salir de una deuda no es tan fácil. Debes conocer los puntos positivos y negativos que se requiere para optar por un préstamo. El principal aspecto a considerar en el momento de adquirir un crédito es la responsabilidad y el compromiso para cancelar cada cuota en la fecha indicada.

Compromiso de cancelar:

Recuerda que los pagos a tiempo hacen que tu deuda disminuya. Intenta pagar más de la cuota mínima para destinar más saldo y terminar cancelando antes de lo previsto. No esperes a fin de mes para tener el pago, puedes abonar antes de la fecha prevista. Esto evita que tengas gastos de improvisto.

Registra tus gastos:

Divide y clasifica tus gastos en grupos para hacer a un lado los imprescindibles. Cualquier gasto que puedas evitar servirá para eliminar mucho más rápido tu deuda. Organiza los gastos importantes como prioridad.

 Calcula tu deuda:

Toma todas tus cuotas para saber cuál es el monto total de la deuda. Anota la cantidad de tus fuentes de ingreso para saber cuánto dinero recibes en total y cuanto tienes que excluir para las cuotas de pago.

 Opte por un monto que pueda pagar:

Toma en cuenta el límite del monto a cancelar para asegurar que puedes pagar periódicamente una cuota fija. Debes producir mucho más dinero del que gastas. Compara diferentes opciones de pago para no excederte del tiempo previsto que pueda generar más intereses en la deuda.

 Elabore pagos adicionales:

Haga pagos adicionales a las cuotas previstas, acorte la cantidad de intereses abonando el máximo que pueda entre las fechas de pago para disminuir el costo total de la deuda.

 No aumentes la deuda:

En el proceso de pago evita seguir aumentando tu crédito. No pidas más de lo que debes para cancelar, empieza pagando las deudas que generen más intereses. No gastes más dinero del que necesitas. Gastos imprescindibles pueden retrasarte con los pagos y aumentar tu tasa de interés. Lo que puede alargar el pago total de la deuda.

 No aplaces los pagos:

Es de mucha importancia cumplir con el plazo que se haya establecido, de lo contrario tu deuda no desaparecerá solo se acentuará creando intereses de atraso más elevados. Lo que aumenta el monto total y terminas pagando mucho más de lo que recibes.

Justifica el gasto:

Acorta tus gastos y aumenta tus ingresos, lo más factible es contar con tiempo libre para generar una fuente de ingresos extra que ayude a consolidar la deuda. No gastes todo, invierte parte del dinero para que no pierdas capital y te ayude como base a cancelar la misma deuda.

No te desesperes:

Hay deudas que no parecen tener fin, pero con sencillos pasos organizados podrás cancelar a tiempo cada cuota para dejarlas atrás. Puede que no soluciones en un día pero si organizas los puntos claves lograras salir de ella. Evita gastar compulsivamente y aprende a administrar tus gastos. Traerá tranquilidad a tu vida y podrás hacer el mismo esfuerzo para generar tu propio dinero.

 

Préstamos para emprender tu propio negocio

Según un estudio realizado por una importante universidad de prestigio internacional cerca de un 65 % de las personas que tienen la idea de emprender su propio negocio terminan por desestimar su deseo incluso antes de empezar. Esto se debe a la falta de liquidez o capital para comenzar sus propios negocios, por tal motivo solicitar un préstamo en este tipo de caso es algo que se vuelve totalmente necesario. La mayoría de los préstamos de emprendimiento no resultan muy complicados de obtener pero hay que tener mucho cuidado con las cuotas y tasas de interés que vamos a pagar por los mismos.

Antes de tomar la decisión de pedir un préstamo ante cualquier entidad financiera es muy importante contar con la asesoría de un experto que nos indique cuales son nuestras mejores opciones en el mercado financiero. De hecho, muchas entidades dedicadas a dar créditos a emprendedores dan asesoría financiera gratuita para poder adquirir la cantidad de dinero que necesitamos y acordar las cuotas y tasas de interés que más nos convengan. Los préstamos para los emprendedores suelen un tipo de crédito especial en el cual se toman en cuenta la ideas de emprendimiento y la capacidad de pago que puede tener el solicitante.

¿Es buena idea emprender solicitando un préstamo?

La mayoría de los expertos financieros siempre van a recomendar emprender con dinero propio, pero cuando no se cuenta con los recursos suficientes para iniciar con nuestra idea no se pueden dejar de lado nuestros sueños. Es por eso que un préstamo financiero ante una entidad financiera seria una buena opción para iniciar nuestro propio negocio. Sin embargo, hay varios aspectos a tener en cuenta en este sentido, recordemos que los préstamos financieros nos dan dinero pero el mismo representa una deuda que tenemos que saldar.

En tal sentido es muy importante que no dejemos de soñar y de creer en nosotros mismos pero sin dejar de tener las cosas claras. Aunque el dinero del préstamo nos va a dar liquidez y nos permitirá iniciar con nuestro propio negocio es muy importante tratar de mantenernos al día con las cuotas de este sin atrasarnos. Solicitar un  préstamo para iniciar con nuestro propio negocio es una buena idea pero no se pueden obviar los riesgos que se corren al no pagar el mismo de  manera solvente.

Factores a tener en cuenta antes de solicitar un préstamo para crear nuestro propio negocio.

El factor principal a tener en cuenta antes de solicitar un préstamo para montar nuestro propio negocio es hacer un análisis financiero para ver cuál es nuestra capacidad de pago. Otro aspecto bastante importante es buscar la asesoría de un experto financiero para que de esta manera podamos sacarle el mayor provecho al capital que vamos a obtener mediante este préstamo. Finalmente hay que tener claro que debemos dar lo mejor de nosotros en nuestro propio negocio con el fin de poder llegar al éxito y hacer que solicitar el préstamo financiero para montar nuestro propio negocio haya sido un acierto.

Cuando debería solicitarse un préstamo

Al momento de pedir un préstamo es necesario tener algunos parámetros claros que permitan que éste sea aceptado y que se logre sacar el mayor beneficio de él.

Tener clara la situación económica global

Los bancos suelen evaluar globalmente la situación económica del solicitante de dicho préstamo, lo cual les permite ver si en su historial se presentan más prestamos que no se han pagado o algunos retrasos en los pagos, a su vez, también consideran los ingresos y gastos. Si los gastos son mayores a 40% significaría una desventaja. De igual forma al solicitar un préstamo se está expuesto a ser rechazado, lo cual podría afectar su crédito.

Considerar los pros y contras al momento de solicitar un préstamo

Un préstamo puede ser el impulso para el surgimiento de un negocio, sin embargo también podría implicar un endeudamiento y una mancha en el historial crediticio, lo cual puede generar problemas a futuro, por lo cual es importante preguntarse ¿un préstamo es la mejor opción? Una buena razón para pedir un préstamo seria la expansión de un negocio, así como para mantener el flujo de caja.

Además los bancos brindan créditos y préstamos a aquellos que pueden generar ingresos para que sean capaces de pagar su deuda.

Establecer la cantidad que se necesita y a donde va dirigida

Al solicitar un préstamo hay que ser consciente de que mientras mayor sea la cantidad a pedir mayor serán los intereses. Por lo cual es indispensable establecer la cantidad precisa a pedir, una recomendación es generar una proyección de flujo mensual, así como definir a donde va dirigido el dinero. En la mayoría de los bancos no se da un préstamo total sobre las necesidades a gestionar, sino que se cubre del 60% hasta el 70% del costo total para que las posibilidades de pérdida sean mínimas.

Contar con toda la documentación necesaria

Si bien lo más complicado es contar con los requisitos y normativas necesarias para ser un candidato a algún crédito, es también importante contar con todos los documentos que se solicitan, además de leer muy bien los acuerdos que se establezcan en el contrato a la hora de solicitar dicho préstamo para no verse afectado.

Informarse respecto a situaciones inesperadas

Es importante considerar las condiciones de un préstamo en caso de la muerte, ya que esto puede generar  problemas a la familia, se pueden establecer acuerdos que beneficien a ambas partes.

Hipotecas a plazo fijo, ventajas y desventajas

Las hipotecas se definen como el acuerdo que se establece entre un prestamista y el sujeto dueño de la propiedad, en donde el primero tiene el derecho de tomar dicha propiedad, junto con intereses, si la deuda no es saldada. Ahora bien, definido este término es oportuno abordar las hipotecas de plazo fijo, las cuales tienen una cuota que no varía a lo largo de los años, al contrario de las hipotecas variables; estas son una buena opción para aquellas personas que quieren tener un control sobre sus finanzas sin cambios que pueden ser producidos por el IRPH y el Euríbor. Para comprender mejor este tipo de hipotecas es necesario conocer sus ventajas y desventajas y así definir si son la mejor opción.

Ventajas:

Cuotas invariables

Al establecer una hipoteca fija se cuenta con cuotas que no varían cada mes, esto se debe a que no está referenciada a ningún índice hipotecario como lo son el IRPG  y el Euríbor. Esto a su vez permite que el acuerdo de dicha hipoteca sea más sencillo, ya que no se debe revisar las cuotas cada seis meses, como en el caso de las variables.

No incluyen clausula suelo ni techo

Esto quiere decir que el cliente no se verá afectado por la subida o bajada de los índices hipotecarios por lo cual se crea un seguro y los bancos establecen un límite mínimo en las cuotas que se deben pagar.

Tienen costos menores a largo plazo

Las hipotecas fijas cuentan con cuotas más elevadas que las hipotecas variables sin embargo esto se ve minorado por los plazos, ya que cuenta con periodos de devolución más cortos lo que permite que se paguen menos intereses.

Aumento en la oferta hipotecaria

No fue hasta 2015 que las hipotecas fijas fueron más empleadas, esto se debió a la constante caída de Euríbor lo que ocasiono que los bancos buscaran formas de asegurar la sustentabilidad de su negocio optando por ofrecer dichas hipotecas. Al ser mayor su demanda estos entes se ven en la necesidad de mejorar las condiciones de las mismas y así ofrecer mayores beneficios para el cliente.

Desventajas

Mayor índice de comisiones

Cuentan  con comisiones elevadas, que van desde 1%, mientras que en las hipotecas variables son casi inexistentes; además de contar con intereses más altos, como contra parte de sus cuotas tan beneficiosas.

Plazo de amortización más corto

Los plazos de pago de la deuda se sitúan entre 10, 20 y hasta 30 años, lo cual es más corto en consideración a las variables lo que significa un mayor esfuerzo económico.

Subrogación más costosa

Si el cliente quiere cambiar de hipoteca o de entidad bancaria deberá pagar una compensación de riesgo de tipo de interés que va desde 0,5%  hasta 5%. Además de tener que pagar los primeros cinco años una comisión del 0,5% y a partir del sexto año de 0,25%.

Como conseguir un préstamo bancario

Entre las alternativas para solicitar un crédito la más común es para situaciones de emergencia, o por lo general para realizar algún negocio.

Es primordial antes de pedir un crédito saber si va a cubrir tu necesidad o si va a servir de base para lo que deseas desarrollar.

Todas las compañías bancarias adquieren clausulas obligatorias y tasas de intereses para ser cumplidas por sus acreedores.

Requisitos para conseguir un préstamo bancario

Documentos

Debes tener en cuenta que para solicitar cualquier tipo de préstamo, es indispensable poseer una cuenta bancaria en dicha entidad a la cual quieres hacer la solicitud. En caso tal de que no poseas cuenta bancaria; podrás aperturar y anexar la petición del crédito. Debes contar con tu cédula de identidad como documento principal y los requisitos que solicite la entidad bancaria.

Ingresos

Demuestra tus ingresos de permanencia laboral. Si eres trabajador independiente de igual manera necesitas justificar tus ingresos, con un balance de pagos o garantías. Debes demostrar a la entidad bancaria que tienes ingresos fijos para poder cancelar las cuotas que asignen.

Formulario

Completar los formularios propuestos por la entidad, aclarando el motivo por el cual solicitas el crédito, hacia donde va a ser asignado, y en cuantas cuotas estás dispuesto a cancelar el préstamo.

Primeramente al momento solicitar un préstamo es fundamental tener en cuenta todo lo que compromete. Determinar las tasas de interés de cada una de ellas, puesto que estas se modifican dependiendo de la asignación del préstamo (Si va a ser para gastos personales, para empresas, o microcréditos para inmobiliarias)

Tipos de préstamo

Debes considerar que tipo de préstamo necesitas, para tomar en cuenta las medidas para el reintegro a la entidad bancaria que lo apruebe.

Comercial preferente:

Designado a la compra y venta de bienes y servicios para tareas rentables y comerciales.

Productivo:

Funciones de capital, o construcción. Entre ellos la remodelación del hogar.

Consumo prioritario:

Para negocios de compra de bienes y servicios que no son vinculados con la función productiva o comercial. Dirigido a compra de vehículos para uso personal, o artículos de hogar.

Adquisición común:

Designados a la obtención de vehículos livianos para la comercialización y venta.

Inmobiliario:

Para la compra de domicilios, remodelación de viviendas, restauración, levantamiento, o mejoramiento de la estructura de las viviendas. Así como para la adquisición de tierra o parcelas para la construcción.

Asegurarse también en los documentos que se firman, la solicitud del crédito y el pago. Todo donde el individuo firma que acepta la ley del cumplimiento del compromiso que está adquiriendo con la entidad bancaria.

Finalmente la cotización o valoración del crédito es aprobada por un analista y transferida a la entidad bancaria, donde es cedido al propietario de la cuenta que solicitó el préstamo.

El perfil ideal para ser un buen deudor

Empezamos acotando que el fundamento de la deuda es de temple voluntario, es decir, que el deudor dispone autónomamente responsabilizarse al reembolso de dicha obligación.

El deudor es principalmente quien decide adquirir un préstamo o hipoteca a una entidad bancaria para solventar sus gastos. Independientemente de cual sea el fin para ello.

Se debe empezar por la situación, ya que no todos los deudores son idénticos. Principalmente se debe elaborar información para indagar sobre cada deudor en materia de responsabilidad, solvencia, historial de pagos, endeudamiento.

Así se puededeterminar con qué patrón de cliente se está tratando.

Fortuitos:

Son quienes no cumplen con los pagos en las fechas propuestas.

Intencionales:

Estos están en carácter de pagar pero no lo hacen.

Negligentes:

No tienen propósito de cancelar ninguna de sus cuotas, ni siquiera de conocer cuál es su saldo pendiente.

Circunstanciales:

Voluntariamente cierran el pago al manifestar fallas en los productos alcanzados.

El perfil de un buen deudor no debe contar con ninguno de ellos, debe ser responsable y capaz de asumir la obligación de cancelar al prestamista o entidad bancaria que le asigne el dinero.

A continuación proponemos los pasos para un perfil de buen deudor:

Un buen deudor es quien planifica por qué y para que necesita adquirir una deuda, teniendo claro cómo puede remunerar, en que tiempo y que beneficios le puede acarrear y que desventajas puede obtener con la deuda.

El perfil ideal cuenta con responsabilidades de carácter obligatorio para el pago de cada cuota de la deuda:

  • No obtener deudas para cancelar otras deudas, es decir, una cuenta sin pagar anteriormente no puede ser reembolsada con otra deuda. Ya que va generando intereses y en tal caso no podrás salir de ninguna.
  • Tomar en cuenta la cantidad de dinero que necesitas antes de realizar el préstamo, para no adquirir una deuda que no puedas pagar.
  • Determinar para que fin se va a emplear el préstamo, acordando que vaya a un destino fijo.
  • Si se va a emplear para fines comerciales, diagnosticar si va a producir las ganancias necesarias para el pago de cada cuota.
  • Ejecutar los pagos puntuales de los intereses, en la fecha que la entidad bancaria lo acorde.
  • Adelanta los pagos para abonar dinero al capital y de esta manera quedar con menos cuotas para solventar dicho préstamo.
  • Contar con un fiador o respaldo para cualquier situación inesperada, con el fin de poder liquidar dicha deuda.
  • Principalmente adquirir responsabilidad y honestidad antes de solicitar algún préstamo y obtener una deuda.

Esta serie de aspectos nos dan el patrón necesario para ser un deudor responsable y consumar la deuda del préstamo adquirido. Tomando en cuenta el compromiso necesario de cancelar a tiempo cada cuota para la obtención de cualquier otro préstamo; estableciendo confianza y seguridad para cualquier entidad bancaria a la hora de necesidades futuras.

La dedicación al trabajo y la intención personal de decidir salir de la deuda, con el compromiso de los pagos, es el perfil perfecto que un deudor pueda tener.

Tipos de préstamos bancarios

Si bien el término de préstamo bancario en teoría siempre será el mismo, las condiciones de pago, la finalidad del préstamo o, las garantías de pago, permiten diversificar el concepto de préstamo bancario en tipos, que se adecuen a la situación, que dependen del acuerdo prestamista – prestatario. Se engloban de forma integral en 2 tipos: préstamos personales e hipotecarios.

Préstamos personales

Son aquellos que permiten el financiamiento para la adquisición de un bien específico, o una emergencia personal. Dependerá también del nivel económico situacional del individuo que solicite el préstamo. Casos como la compra de un auto, o una operación médica son casos que entran entre los préstamos personales.

Préstamos para consumo

Por lo general son préstamos que se usan para adquisición de bienes de larga duración, como el caso de la compra de un auto, un electrodoméstico u objeto que no se devalúe en un corto plazo. Por lo general son montos relativamente pequeños, y la adecuación de pagos mediante giros permite que se ajusten a una cantidad pequeña pero asequible al prestatario.

La persona que adquiere el bien lo hace de manera inmediata, mientras paga las cuotas fijadas por la entidad financiera. En casos en los que se acumulen las cuotas sin ser solventadas, el banco o empresa financista optará por diversas maneras de solucionar este atraso, colocando como último recurso el embargo del bien o bienes adquiridos por la persona que solicitó el préstamo.

Préstamos para estudios

Son préstamos que se otorgan a estudiantes para pagar su matrícula o semestre, o como financiamiento de un viaje con fines académicos, bien sea de manera anual o semestral. Por lo general son montos muchos más bajos que los préstamos para consumo y, por ende, sus cuotas y porcentajes de interés también se ven reducidos.

A diferencia de las becas que puede otorgar una ONG o la misma unidad educativa, los préstamos para estudios tienen sus pros y sus contras, pues como principal beneficio será que permiten un flujo de dinero constante el cual no debería de limitarse solo en casos particulares que sería el contra de estos, pues se deben pagar las cuotas acordadas con la entidad.

Préstamos hipotecarios

Este tipo de préstamos es generalmente usado para la adquisición de bienes inmuebles o como financiamiento para la puesta en marcha de un nuevo negocio. Habitualmente son otorgados por montos mucho más grandes que los préstamos personales, debido a que son usados en inversiones mucho mayores.

Las empresas financieras en su mayoría requerirán a la persona o empresa solicitante un pago inicial que puede ir desde un 5% hasta un 20% del monto total pretendido. El garante que permite facilitar cantidades tan altas por parte del prestamista, es que en teoría la obra o empresa financiada seguirá bajo nombre de la banca, con opción a embargar y vender la misma, si el prestatario no solventa la deuda con dicha institución, en un periodo máximo fijado por ambas partes.

Más allá de préstamos personales o hipotecarios, pueden entrar diversas modalidades de financiamiento, las cuales puede ser con o sin garantía al otorgarlo, o si se permite o no opción a solventar toda la deuda de una sola vez o parte de ella, entre otras opciones, pero entran de cualquier forma en estos dos tipos de préstamos.

¿Cómo utilizar un préstamo bancario para emprender?

Si bien la primera gran prueba que debemos pasar al querer emprender y tener como capital un crédito bancario, es estar 100% seguro de que nuestro potencial negocio va a dar frutos. Por supuesto, esta no es una tarea sencilla, muchas veces nuestra idea de negocio es afectada por factores ajenos, como ubicación, público no adecuado, mala publicidad, entre otros.

A partir de estos factores, debemos tomar en cuenta el consecuente éxito o fracaso de nuestra empresa, pues debemos recordar que aún tenemos una deuda con una entidad bancaria, y que hay que saldarla lo más pronto posible, pues las consecuencias pueden ser duras si no concretamos con un buen plan nuestra empresa.

Planificar los gastos presupuestados

Incluso antes de solicitar un préstamo, y de hecho algunos bancos lo imponen como parte de los requisitos iniciales, debemos trazar un presupuesto con todos los gastos que tendremos antes de iniciar. Este hecho es de suma importancia pues un gasto mal ejecutado tendrá consecuencias nefastas en nuestras finanzas.

La obtención de proveedores de confianza, y hasta el logro de conseguir descuentos o recursos a menor precio, que permitan disminuir el costo que se tenía planificado, hará rendir de manera formidable nuestro capital, así salvemos el más mínimo centavo, cualquier tipo de ahorro será muy beneficioso.

Llevar un seguimiento de los gastos

Si bien apegarnos a un presupuesto es una gran idea, hay ofertas que pueden tentarnos, o en su defecto, al llevar una compra sin control, puede inducirnos a la adquisición de bienes que ya se habían comprado. Contar con una lista a mano de los recursos o servicios ya adquiridos nos permitirá enfocarnos en otros aspectos de la inversión.

Llevar una perfecta armonía con el banco

No debemos olvidar a nuestro financista, y aunque suene al comienzo bastante obvio, a final de mes es una idea que puede llegar a olvidarse, generando deudas acumuladas que pueden tener desenlaces bastante amargos. El pago de las cuotas del préstamo que se adquirió es fundamental en cada contabilidad mensual hasta saldar la cuenta abierta con la entidad bancaria.

De hecho, al llevar una buena relación con el banco, permitirá la obtención de futuros créditos de manera más sencilla y con menos obstáculos, y sí que se presentarán. Es muy habitual volver a pedir préstamos aun teniendo deudas con el mismo prestamista, está estipulado en el desarrollo de muchos negocios, pues las nuevas inversiones son vitales en el éxito de un emprendimiento.