Préstamos para emprender tu propio negocio

Según un estudio realizado por una importante universidad de prestigio internacional cerca de un 65 % de las personas que tienen la idea de emprender su propio negocio terminan por desestimar su deseo incluso antes de empezar. Esto se debe a la falta de liquidez o capital para comenzar sus propios negocios, por tal motivo solicitar un préstamo en este tipo de caso es algo que se vuelve totalmente necesario. La mayoría de los préstamos de emprendimiento no resultan muy complicados de obtener pero hay que tener mucho cuidado con las cuotas y tasas de interés que vamos a pagar por los mismos.

Antes de tomar la decisión de pedir un préstamo ante cualquier entidad financiera es muy importante contar con la asesoría de un experto que nos indique cuales son nuestras mejores opciones en el mercado financiero. De hecho, muchas entidades dedicadas a dar créditos a emprendedores dan asesoría financiera gratuita para poder adquirir la cantidad de dinero que necesitamos y acordar las cuotas y tasas de interés que más nos convengan. Los préstamos para los emprendedores suelen un tipo de crédito especial en el cual se toman en cuenta la ideas de emprendimiento y la capacidad de pago que puede tener el solicitante.

¿Es buena idea emprender solicitando un préstamo?

La mayoría de los expertos financieros siempre van a recomendar emprender con dinero propio, pero cuando no se cuenta con los recursos suficientes para iniciar con nuestra idea no se pueden dejar de lado nuestros sueños. Es por eso que un préstamo financiero ante una entidad financiera seria una buena opción para iniciar nuestro propio negocio. Sin embargo, hay varios aspectos a tener en cuenta en este sentido, recordemos que los préstamos financieros nos dan dinero pero el mismo representa una deuda que tenemos que saldar.

En tal sentido es muy importante que no dejemos de soñar y de creer en nosotros mismos pero sin dejar de tener las cosas claras. Aunque el dinero del préstamo nos va a dar liquidez y nos permitirá iniciar con nuestro propio negocio es muy importante tratar de mantenernos al día con las cuotas de este sin atrasarnos. Solicitar un  préstamo para iniciar con nuestro propio negocio es una buena idea pero no se pueden obviar los riesgos que se corren al no pagar el mismo de  manera solvente.

Factores a tener en cuenta antes de solicitar un préstamo para crear nuestro propio negocio.

El factor principal a tener en cuenta antes de solicitar un préstamo para montar nuestro propio negocio es hacer un análisis financiero para ver cuál es nuestra capacidad de pago. Otro aspecto bastante importante es buscar la asesoría de un experto financiero para que de esta manera podamos sacarle el mayor provecho al capital que vamos a obtener mediante este préstamo. Finalmente hay que tener claro que debemos dar lo mejor de nosotros en nuestro propio negocio con el fin de poder llegar al éxito y hacer que solicitar el préstamo financiero para montar nuestro propio negocio haya sido un acierto.

Cuando debería solicitarse un préstamo

Al momento de pedir un préstamo es necesario tener algunos parámetros claros que permitan que éste sea aceptado y que se logre sacar el mayor beneficio de él.

Tener clara la situación económica global

Los bancos suelen evaluar globalmente la situación económica del solicitante de dicho préstamo, lo cual les permite ver si en su historial se presentan más prestamos que no se han pagado o algunos retrasos en los pagos, a su vez, también consideran los ingresos y gastos. Si los gastos son mayores a 40% significaría una desventaja. De igual forma al solicitar un préstamo se está expuesto a ser rechazado, lo cual podría afectar su crédito.

Considerar los pros y contras al momento de solicitar un préstamo

Un préstamo puede ser el impulso para el surgimiento de un negocio, sin embargo también podría implicar un endeudamiento y una mancha en el historial crediticio, lo cual puede generar problemas a futuro, por lo cual es importante preguntarse ¿un préstamo es la mejor opción? Una buena razón para pedir un préstamo seria la expansión de un negocio, así como para mantener el flujo de caja.

Además los bancos brindan créditos y préstamos a aquellos que pueden generar ingresos para que sean capaces de pagar su deuda.

Establecer la cantidad que se necesita y a donde va dirigida

Al solicitar un préstamo hay que ser consciente de que mientras mayor sea la cantidad a pedir mayor serán los intereses. Por lo cual es indispensable establecer la cantidad precisa a pedir, una recomendación es generar una proyección de flujo mensual, así como definir a donde va dirigido el dinero. En la mayoría de los bancos no se da un préstamo total sobre las necesidades a gestionar, sino que se cubre del 60% hasta el 70% del costo total para que las posibilidades de pérdida sean mínimas.

Contar con toda la documentación necesaria

Si bien lo más complicado es contar con los requisitos y normativas necesarias para ser un candidato a algún crédito, es también importante contar con todos los documentos que se solicitan, además de leer muy bien los acuerdos que se establezcan en el contrato a la hora de solicitar dicho préstamo para no verse afectado.

Informarse respecto a situaciones inesperadas

Es importante considerar las condiciones de un préstamo en caso de la muerte, ya que esto puede generar  problemas a la familia, se pueden establecer acuerdos que beneficien a ambas partes.

¿Cómo utilizar un préstamo bancario para emprender?

Si bien la primera gran prueba que debemos pasar al querer emprender y tener como capital un crédito bancario, es estar 100% seguro de que nuestro potencial negocio va a dar frutos. Por supuesto, esta no es una tarea sencilla, muchas veces nuestra idea de negocio es afectada por factores ajenos, como ubicación, público no adecuado, mala publicidad, entre otros.

A partir de estos factores, debemos tomar en cuenta el consecuente éxito o fracaso de nuestra empresa, pues debemos recordar que aún tenemos una deuda con una entidad bancaria, y que hay que saldarla lo más pronto posible, pues las consecuencias pueden ser duras si no concretamos con un buen plan nuestra empresa.

Planificar los gastos presupuestados

Incluso antes de solicitar un préstamo, y de hecho algunos bancos lo imponen como parte de los requisitos iniciales, debemos trazar un presupuesto con todos los gastos que tendremos antes de iniciar. Este hecho es de suma importancia pues un gasto mal ejecutado tendrá consecuencias nefastas en nuestras finanzas.

La obtención de proveedores de confianza, y hasta el logro de conseguir descuentos o recursos a menor precio, que permitan disminuir el costo que se tenía planificado, hará rendir de manera formidable nuestro capital, así salvemos el más mínimo centavo, cualquier tipo de ahorro será muy beneficioso.

Llevar un seguimiento de los gastos

Si bien apegarnos a un presupuesto es una gran idea, hay ofertas que pueden tentarnos, o en su defecto, al llevar una compra sin control, puede inducirnos a la adquisición de bienes que ya se habían comprado. Contar con una lista a mano de los recursos o servicios ya adquiridos nos permitirá enfocarnos en otros aspectos de la inversión.

Llevar una perfecta armonía con el banco

No debemos olvidar a nuestro financista, y aunque suene al comienzo bastante obvio, a final de mes es una idea que puede llegar a olvidarse, generando deudas acumuladas que pueden tener desenlaces bastante amargos. El pago de las cuotas del préstamo que se adquirió es fundamental en cada contabilidad mensual hasta saldar la cuenta abierta con la entidad bancaria.

De hecho, al llevar una buena relación con el banco, permitirá la obtención de futuros créditos de manera más sencilla y con menos obstáculos, y sí que se presentarán. Es muy habitual volver a pedir préstamos aun teniendo deudas con el mismo prestamista, está estipulado en el desarrollo de muchos negocios, pues las nuevas inversiones son vitales en el éxito de un emprendimiento.