Skip to content

La importancia del cuidado personal para los instructores

octubre 21, 2021


Resumen del artículo

  • Los instructores a menudo restan prioridad al cuidado personal, lo que puede llevar al agotamiento.
  • Dar prioridad al sueño, el ejercicio, la nutrición, el apoyo social, la creatividad, el bienestar ocupacional y la gratitud puede ayudar a los instructores a cuidarse a sí mismos.
  • Los instructores deben considerar al menos dos formas en las que pueden incorporar estrategias de autocuidado en sus vidas.

Tiempo de leer: 4 minutos

Kiersten Baughman es profesora asociada de psicología en Valley City State University

El cuidado personal nunca debe dejarse de lado, especialmente para los educadores. A menudo puede parecer que todas sus responsabilidades comienzan en el momento en que suenan nuestras alarmas y luego continúan sin parar. Pero el adagio de que no se puede servir de una taza vacía es demasiado real. Por eso es fundamental dedicar tiempo al autocuidado, para que pueda estar completamente presente para su familia, amigos, trabajo y estudiantes.

¿Qué significa “autocuidado”, de todos modos?

La organización Parents LEAD for Professionals señala que hay ocho dimensiones diferentes de bienestar, que van desde el emocional al físico y al ocupacional. Autocuidado tiene sus raíces en perseguir todas estas dimensiones de bienestar integral.

Esto puede resultar abrumador. Pero cuando da pequeños pasos para promover cada dimensión, la tarea ya no parece insuperable. Aquí están mis pensamientos sobre cómo priorizar el cuidado personal en su vida diaria.

Dormir

¿Cuántos educadores sacrifican el sueño porque simplemente “no tienen tiempo” durante el día? La investigación en psicología revela constantemente cuán dañinos pueden ser los efectos de unas pocas horas de sueño perdido.

Una de las formas más importantes en las que podemos participar en el cuidado personal es priorizando el sueño adecuado. Evite los dispositivos electrónicos preferiblemente dos horas antes de entrar. Los expertos también recomiendan dormir solo (en lugar de ver televisión, comer o trabajar) en la cama. De esta manera, nuestro cerebro asocia nuestras camas con el sueño en lugar del trabajo.

Ejercicio y nutrición

El ejercicio puede ser fundamental para la enseñanza, ya que la profesión a veces puede llevar a un estilo de vida cada vez más sedentario. Ya sea que se despierte temprano o se reserve un tiempo después del trabajo para hacer ejercicio, esos 20-30 minutos de actividad pueden marcar una gran diferencia en su capacidad para enseñar de manera efectiva.

Comer sano también puede ser más fácil de decir que de hacer para los educadores. Los expertos advierten que el desayuno es la comida más importante del día, pero los educadores a menudo se lo pasan por alto. Un batido de proteínas o huevos duros pueden darle a su cuerpo el impulso que necesita para abordar su enseñanza. Saltarse las comidas en lugar de alimentar su cuerpo con algo saludable puede ser perjudicial para la salud física y mental.

Apoyo social

Alentamos a nuestros estudiantes a mantener vínculos importantes con amigos y familiares. En esa misma medida, es importante que los instructores programen visitas con nuestros propios seres queridos.

La investigación muestra que la clave es tener de tres a cinco personas cercanas que estén ahí para nosotros pase lo que pase. Incluso una llamada de cinco a diez minutos en su viaje puede ayudar a mantener estas conexiones y satisfacer esta importante dimensión del cuidado personal.

Creatividad

Como educadores, el autocuidado intelectual puede parecer fácilmente satisfecho. Sin embargo, es importante recordar que la enseñanza por sí sola a veces no puede proporcionar esta sensación de realización.

Por ejemplo: un profesor de arte pasa muchas horas enseñando a otros a crear y puede parecer que su sentido de la creatividad está satisfecho. Sin embargo, también es importante que los artistas puedan crear su propio trabajo, o de lo contrario pueden sentirse sofocados creativamente. Al considerar su propia especialización, piense en cómo podría dedicar incluso unos minutos cada día a hacer lo que lo llevó a su campo, ¡y conviértalo en una prioridad!

Bienestar ocupacional

Creo que la gente rara vez abandona los lugares de trabajo; más bien, se van cuando otros los hacen sentir incómodos. Con demasiada frecuencia, nosotros, como educadores, damos prioridad a llegar temprano al trabajo y quedarnos lo más tarde posible, e incluso podemos fomentar estos hábitos poco saludables en los colegas.

Un ambiente de trabajo saludable es aquel que celebra sus fortalezas y le brinda oportunidades para crecer y prosperar. Cuando nos sentimos sofocados, podemos empezar a sufrir de diversas formas y no rendir al máximo en el aula. Los estudiantes pueden saber cuándo estamos “apagados”, por lo que es fundamental que hagamos nuestro mejor esfuerzo para hacer pequeñas cosas cada día para ser lo mejor de nosotros mismos.

Considere algunas formas en las que no solo puede asegurarse de estar en un entorno de trabajo saludable, sino también cómo puede contribuir al bienestar ocupacional de sus colegas.

Gratitud y Felicidad

Con demasiada frecuencia, la enseñanza puede parecer un trabajo ingrato. Sin embargo, centrarse en los aspectos positivos de cada día puede contribuir en gran medida a hacernos sentir bien también.

Una de las mejores maneras de mantenerse en su juego A es crear pequeños recordatorios todos los días de por qué enseña. Para mí, son los estudiantes. Me encanta cuando veo que sus engranajes giran mientras resuelven problemas difíciles o consideran diferentes perspectivas que pueden sacudir sus mundos de la mejor manera posible. He descubierto que terminar mi día con gratitud me ayuda a tranquilizarme. ¿La mejor parte? Termino con mucho que celebrar.

También trato de incorporar algunos pequeños momentos de “mi tiempo” en mi día cuando es posible. Ya sea dedicar unos minutos a leer, llamar a un amigo o jugar con mis perros, sé que las pequeñas cosas de mi rutina diaria me ayudan a refrescarme y reiniciarme. De esa manera, llego a clase con una sonrisa en mi rostro, listo para ser el mejor educador que pueda ser.

Descubra la importancia del cuidado personal en su vida

Ahora que expuse mis pensamientos, es tu turno. Considere dos formas en las que puede incorporar el cuidado personal en su rutina diaria. Ya sea durmiendo mejor, comiendo bien o simplemente practicando la gratitud, cuidarte te ayuda a convertirte en un instructor, compañero y amigo más presente.

Para leer más sobre el bienestar del instructor, consulte nuestro libro electrónico “Cómo combatir el agotamiento del instructor”.



Source link