Skip to content

Powell respalda el despegue de marzo, no descarta hacer caminatas en cada reunión

enero 26, 2022


El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, dijo que el banco central estaba listo para subir las tasas de interés en marzo y no descartó moverse en cada reunión para abordar la inflación más alta en una generación.

“El comité tiene la intención de aumentar la tasa de los fondos federales en la reunión de marzo” si existen las condiciones para hacerlo, dijo Powell en una conferencia de prensa virtual el miércoles, al tiempo que señaló que los funcionarios no han tomado ninguna decisión sobre el camino de la política porque tiene que ser “ágil”.

Hablaba después de que el Comité Federal de Mercado Abierto concluyera su reunión de dos días con una declaración que declaraba que “pronto será apropiado elevar el rango objetivo para la tasa de fondos federales”, citando una inflación muy por encima de su objetivo del 2% y un trabajo sólido. mercado.

En un comunicado separado, la Fed dijo que espera que el proceso de reducción del balance comience después de que haya comenzado a subir las tasas. Powell dijo que no se tomó ninguna decisión en esta reunión sobre el ritmo de la segunda vuelta o cuándo comenzaría.

Jerónimo Powell.

Aaron P. Bernstein/Bloomberg

El pivote agresivo, en un contexto de turbulencia en las acciones, se produce en medio de lecturas de inflación al consumidor que sorprendieron repetidamente y alcanzaron el 7%, la mayor cantidad desde la década de 1980, y un mercado laboral ajustado que redujo el desempleo más rápido de lo previsto a casi su nivel previo a la pandemia.

El rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años aumentó considerablemente cuando Powell habló, mientras que las acciones cayeron y el dólar subió.

Un aumento de tasas sería el primero del banco central desde 2018, y muchos analistas pronostican un aumento de un cuarto de punto en marzo seguido de tres más este año y movimientos adicionales más adelante. Los críticos dicen que la Fed ha sido demasiado lenta para actuar y ahora está retrasada en la lucha contra la inflación, aunque los indicadores clave del mercado no respaldan esa opinión. Incluso algunos funcionarios de la Fed han discutido públicamente si deberían aumentar las tasas este año más de lo previsto.

“Tendremos que ser ágiles para poder responder a la gama completa de resultados plausibles”, dijo Powell. “Seguiremos atentos a los riesgos, incluido el riesgo de que la alta inflación sea más persistente de lo esperado, y estamos preparados para responder según corresponda”.

La votación fue unánime. El presidente de la Fed de Filadelfia, Patrick Harker, votó como suplente de la Fed de Boston, que actualmente no tiene presidente, mientras que tres vacantes en la Junta de Gobernadores redujeron el número de votantes en esta reunión a nueve.

Los funcionarios mantuvieron el rango objetivo para su tasa de política de referencia sin cambios entre cero y 0,25%, como se esperaba.

También dijeron que concluirán las compras de activos a tiempo, dejándolas en camino para finalizar a “principios de marzo”.

El balance de la Reserva Federal se sitúa en casi 8,9 billones de dólares, más del doble de su tamaño antes de que los funcionarios comenzaran compras masivas de activos al comienzo de la pandemia para calmar el pánico del mercado.

En una declaración separada que describe los principios que aplicaría para reducir su balance, la Fed dijo que, a largo plazo, tiene la intención de mantener principalmente valores del Tesoro. Actualmente, la Fed también tiene valores respaldados por hipotecas y el cambio tiene como objetivo minimizar su efecto “en la asignación de crédito a través de los sectores de la economía”, dijo.

A pesar de las críticas de que se ha demorado, la Fed se está moviendo mucho más rápido de lo que esperaba, impulsada por el hecho de que la inflación no se desvaneció como se esperaba en medio de una demanda sólida, cadenas de suministro enredadas y mercados laborales más ajustados. Recientemente, en septiembre, los funcionarios del banco central estaban divididos sobre si se justificaría algún aumento de tasas en 2022.

La reunión es la última del mandato actual de Powell como presidente de la Fed, que finaliza a principios de febrero. Ha sido nominado para otros cuatro años al mando por el presidente Biden y se espera que el Senado lo confirme con apoyo bipartidista.

En su segundo mandato, Powell, de 68 años, deberá persuadir a los inversionistas y al público estadounidense de que el FOMC puede lograr que la inflación vuelva a bajar al objetivo del 2% de la Fed y, al mismo tiempo, fomentar la creación de empleo a medida que el mercado laboral se recupera de la pandemia.

La semana pasada, Biden respaldó los planes de la Fed para reducir el estímulo monetario y dijo que es trabajo del banco central controlar la inflación, que se ha convertido en un dolor de cabeza político para los demócratas antes de las elecciones intermedias de noviembre, donde podrían perder sus escasas mayorías en el Congreso.





Source link